¿Alguna vez te has planteado vivir sin mapa? ¿Has experimentado navegar el mundo con dos maletas? ¿Comprar un boleto de avión sin retorno? Estas y muchas más interrogantes existen como medio de vida, donde el hoy es lo único importante porque puedes desayunar en España, comer en Londres y cenar en Montreal.

No hay fronteras en tu imaginación ni en tus deseos y no debería haberlas en tu realidad. Porque te lo mereces. Porque «más adelante» puede -y suele ser- «nunca». Porque el momento es ahora. Porque a veces tu profesión u oficio no te llena ni satisface tus anhelos más profundos.

Porque el mundo es más grande, bonito, generoso y solidario de lo que nos hacen creer. Porque las culturas que lo habitan son excepcionales, únicas y hay que conocerlas para entenderlas y entenderse mejor una misma. Porque viajar es un ejercicio de tolerancia, paciencia, audacia y perspicacia.

Porque viajar te obsequia alas, te provee libertad, te aporta energía, te llena de ideas nuevas y fomenta la imaginación, diversifica la perspectiva con la que usualmente miras tu mundo y te abre nuevas puertas. Porque viajar es aprender y equivocarse -y viceversa. Viajar te libera de ataduras: físicas, mentales, ideológicas, espirituales, religiosas, políticas y sociales. Porque viajar te ayuda a recuperar la mirada curiosa e ingenua de la niña que alguna vez fuiste.

Coloca tu vida en dos maletasy vuela tan alto como te lleven tus alas. No tienes nada que perder porque nada es eterno en esta vida y el miedo a dejar todo atrás no es tan importante como hacer un cambio drástico de la costumbre y la repetición; levantarte cada día en un sitio diferente, hacer concesiones con la comida, las formas de transporte, los horarios.

Para vivir feliz y viajar no necesitas mucho más que la voluntad de hacerlo y enfrentar la pluralidad del ahora más que nunca. Viajar te da como única opción ser espontánea y analizar las situaciones en las que te encuentras desde nuevas perspectivas.

Viajar debería convertirse en una asignatura universitaria obligatoria, para aprender de otras culturas, descubrir otras formas de mirar y enfrentar tu realidad.

Viajar solo conoce el tiempo verbal PRESENTE y se experimenta con los 5 sentidos.

Los deseos no deberían quedarse solo en los sueños…

Vive sin mapa y viaja sin retorno!

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish