Cuentan los viajeros que «Una de las maravillas de la naturaleza que cada año se repiten sucede en el Santuario de las mariposas Monarca, en el estado de Michoacán, México. Allí se pueden observar desde el mes de octubre hasta el mes de abril a millones de mariposas Monarca que, a pesar de su reducido tamaño, tan solo 9 cm, migran miles de kilómetros. Sin GPS ni ningún ultramoderno sistema de navegación, la especie es capaz de volver a los mismos sitios de hibernación tras varias generaciones. Las mariposas Monarca repiten su travesía cada año, procedentes de Norteamérica. Sus patrones de vuelo son intuitivos, heredados y, al parecer, basados en una mezcla de ritmos circadianos y la posición del sol en el cielo. Es uno de los pocos insectos que logra realizar travesías transatlánticas. Unas cuantas mariposas Monarca llegan al suroeste de Gran Bretaña y a España en los años de vientos favorables»… guiadas por su instinto.

Esta historia de las mariposas Monarca que se dejan llevar por su instinto para emprender su viaje que les llevará a sitios más cálidos donde poder pasar el invierno me parece un buen ejemplo para animarnos a soltar amarras, a salir del Puerto, a dejar nuestra zona de confort para llegar a destinos con los que soñamos.

Todos necesitamos, como hacen las mariposas Monarca, emprender un viaje para alcanzar las metas que nos hemos fijado. Fiarnos de nuestra intuición para dirigirnos hacia nuestros sueños y convertirlos en realidad y no esperar a tenerlo todo bajo control. Porque en eso consiste la vida, en arriesgarse por lo que soñamos y creemos, por lo que nos apasiona y aprender a confiar.

Confiar en tu instuición, en lo que te hace vibrar el corazón e ilusionar el alma. Confiar en el vuelo sin miedo al resultado que puedas tener, porque aún siendo negativo ya ganaste una experiencia, aprendiste a funcionar en un nuevo hábitat y lo más importante te pruebas a ti mismo que si puedes con todo.

Y sí, es muy importante fijarse metas, establecer el lugar al que nos queremos dirigir. Las metas nos dirigen, nos guían, pero no debemos dejar que tomen el control total de nuestra vida y nos impidan disfrutar del presente.

Por eso, cuando te decidas, cuando emprendas tu viaje pon los cinco sentidos y disfruta porque sólo así podrás sentir cuando el viento sopla a tu favor.

Entonces, haz caso a tu instinto que te ayudará a elegir qué camino es el más adecuado y el que te lleva más lejos!

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish